13.4.09

Leo Bassi en la Semana Republicana de Oviedo



El bufón se hace filósofo

x Diego Díaz

El 14 de Abril Leo Bassi presenta "Utopía" en el Teatro Filarmónica de Oviedo a las 20h

Tres cosas podrá alegar el otrora talentoso Javier Sardá para salvarse de arder por toda la eternidad en los infiernos: ser el creador del señor Casamayor, su brillante etapa como presentador de "La Ventana" en la SER, y habernos descubierto al gran público a un tipo tan loco y genial como Leo Bassi. Algunos tardamos en descubrirle la gracia a aquel sujeto grosero, desagradable y excéntrico, vestido siempre con traje, corbata y grandes gafas de pasta, con aspecto de burocráta soviético, o de oficinista norteamaricano de los años 50, según se mire. Una vez descubrimos la inteligencia que subyacía en la propuesta, sólo en apariencia escatológica del maestro italiano, nos hemos terminado rindiendo a sus encantos y convirtiendo en acérimos defensores de un artista que ha sido injustamente maltratado en los últimos años por intolerantes y fanáticos, a menudo con la triste complicidad de poderes terrenales y espirituales.

La revolución "bassista"

Bassi descendie de una larga saga de payasos y artistas de circo que se inicia a finales de siglo XIX con la fundación por su tatarabuelo Giovanni Bassi, ex compañero de armas del legendario Garibaldi, de un circo en la Toscana. Desde entonces los Bassi se han dedicado ininterrumpidamente al espectáculo a lo largo de seis generaciones de artistas. Leo heredó toda esa tradición pero decidió utilizarla no para seguir repitiendo los mismos esquemas de siempre, sino para crear algo totalmente nuevo, “por mis orígenes familiares muchas cosas me vinieron dadas, tradiciones que en el fondo no eran más que conformismo. Tuve que luchar mucho para librarme de ese lastre”. En su juventud una fuerte crisis le llevó a reinventarse todo “El circo estaba vacío, sólo venían niños, y trabajar para niños me parecía horrible. Me apetecía hacer otras cosas y me lancé a investigar, a hacer espectáculos de calle, a viajar, hasta que logré redescubrir mi oficio, el bufón que quería ser”.

Bufón sí, payaso no

Bassi siempre se define como bufón, nunca como payaso. Para el artista italiano el payaso es inocente, mientras que el bufón es cínico, dice lo que no está permitido decir, se burla de los poderosos. Él aspira a ser eso, un bufón contemporáneo. Por eso para sus espectáculos se deshizo de la nariz y los zapatones, “tenía sentido hace 150 años, entonces era provocador, pero hoy ya no sorprende, es entrañable, nostálgico, tierno”. Por eso Bassi utiliza el traje de un oficinista al uso, porque de este modo todas sus locuras resultan más perturbadoras. Las hace alguien que tiene el aspecto de no hacer ese tipo de cosas. De alguien que respeta las leyes y no se mete en problemas.


El gran provocador

Aficionado a los líos, su último espectáculo, La Revelación, abiertamente ateo y hostil a todas las religiones, pero en especial a la católica, estuvo a punto de costarle caro. La obra fue blanco de ataques, algunos muy violentos, de la extrema derecha, y fue vetada por las administraciones públicas en varias localidades. Ahora después de haberlo criticado todo anuncia con su nuevo show Utopía, una visión más en positivo, “la derecha tiene un proyecto, una utopía, valores, alternativas… la izquierda por el contrario ha perdido todo eso y está desorientada. Quiero que la izquierda vuelva a soñar, quiero desafiarme y desafiar al público también, establecer un dialogo. No creo como dicen que hayamos llegado al final de la historia”. La aplastante victoria de Silvio Berlusconi en Italia, y el fiasco de su rival, el Partido Democrático, parecen estar en el origen de este giro temático en su nueva propuesta.

¿Un nuevo Bassi?

Si ya en sus últimos espectáculos, y especialmente en La Revelación, se advertía un giro hacia preocupaciones más políticas y existenciales, y un tono más reflexivo que de costumbre, Utopía, parece ser la confirmación de este nuevo Bassi más sosegado en el que el humor se mezcla con la disertación, “con los años hay cosas que cada vez te apetece menos hacer, y otras que te apetece mucho más hacer. Ahora soy más reflexivo y tengo una experiencia y una sabiduría que como los chamanes, quiero volcar en aquello que hago”. El chamán ha hablado.

1 comentario:

Las CasiCasiotone dijo...

¡hola chicos!
es el día 6!! ;)

un abrazo!